26 nov. 2013

Empata el equipo que surgió del frío

El empate nos dejó fríos. Foto: www.clubatleticodemadrid.com
En San Petersburgo hemos visto un equipo muy decente surgido del frío, un equipo que ha defendido los principios que han hecho grande al equipo de Simeone: intensidad, presión y contraataque. No ha sido un gran partido pero sólo la congelación de las neuronas de Courtois han impedido que nos vayamos de Rusia con otra victoria en Champions. Un error infantil del cancerbero belga tras un rechazo de cabeza de Toby Alderweireld ha propiciado que el balón se colara mansamente en la portería atlética en el minuto 78. Demasiado tarde para arreglarlo. Simeone dio entrada a Óliver para calentar la cosa con su corriente eléctrica y algo de eso hubo. Con el Zenit buscando la victoria a la desesperada y el chaval haciendo de las suyas, a punto estuvo de llegar el gol de la victoria. No pudo ser pero el empate sabe bien teniendo en cuenta las bajas con las que íbamos a Rusia, el frío, el mal estado del campo y la buena imagen dada por el equipo en algunas fases del partido.

Simeone arrancó el encuentro con un planteamiento rocoso en defensa, con Gabi y Guilavogui cortocircuitando al Zenit en el centro del campo y un tridente ofensivo formado por Adrián y Cebolla en las alas y Raúl García en punta. Una alineación que sacrificaba de inicio a Óliver con la intención de meter músculo en el centro del campo para tareas defensivas.

Dejar en el banquillo a Óliver teniendo a Arda y otros titulares viendo el partido en casa implicaba tener dificultades para elaborar el juego ofensivo y así ocurrió durante toda la primera parte del encuentro. A pesar de ello y de que el Zenit tenía la necesidad imperiosa de atacar para ganar el partido si quería tener opciones de clasificarse, el Atleti estuvo cómodo en el campo y no pasó serias dificultades, pero en ataque estuvimos nulos; la primera llegada seria a puerta fue en el minuto 45. Por el Zenit, Hulk llevó el mayor peligro a la portería de Courtois, primero en el minuto 13 con un disparo desde fuera del área que recordó a su gol en el Calderón, y luego con sus internadas y constantes movimientos por todo el frente del área.

En el minuto 29, Juanfran vio la tarjeta amarilla que buscaba para perderse el próximo partido ante el Oporto y pasar limpio a octavos.

El panorama cambió en la segunda parte. El partido se abrió y llegaron oportunidades en ambas porterías pero el que llevó más peligro fue el Atleti. Primero lo intentó Cebolla Rodríguez pero un agujero en el campo le dejó la pelota atrás. Fue Adrián en el minuto 8 el que se fue por velocidad y batió al meta ruso. El delantero asturiano vuelve a sonreír. Marca por segundo partido consecutivo y todos los jugadores del equipo, sin excepción, se sumaron con él a la celebración. Minutos después Raúl García estuvo a punto de sentenciar con un bonito disparo al larguero.

Según se acercaba el final el Zenit presionó más la portería del Atlético buscando no quedar eliminado de la competición, con Hulk otra vez como máximo peligro. Un avance sin mucho riesgo por la banda de Insúa acabó con un centro al área que Toby despejó bombeado hacia la portería de Courtois. No acertó a despejar un sencillo balón el portero que otras veces nos ha salvado de situaciones realmente complicadas.

El Atleti, al menos, sigue invicto en Champions y con los deberes hechos. Vuelve del frío sin sufrir ninguna lesión y con el orgullo a salvo a pesar de haber jugado con el equipo B.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés.