6 oct. 2013

Primeros síntomas de cansancio pero ocho victorias seguidas


Koke sigue al mando
La marcha continúa. El paso no decae. La consigna es la misma, y los encargados de ejecutarla se entregan con todo el ímpetu, todo el tiempo, en todos los partidos. El #Atleti, el ejército futbolístico de Simeone, avanza sin pausa. No hay un momento de relajo. La tensión, la presión, las ganas, y el frenesí por la victoria llevan al Atleti hacia quién sabe qué logros en esta temporada.

Ante el Oporto, el equipo tuvo que superar por primera vez una desventaja en el marcador. Contra el Celta ha habido que experimentar la dificultad de romper un buen sistema defensivo, con el añadido de un portero en estado de gracia, el fallo de un penalti, y un final igualado. Prueba superada.

Era muy necesario irse al descanso con un gol a favor, y después del penalti errado el equipo se ha lanzado con mayor pasión todavía al ataque, sin la mala costumbre de otros tiempos de esperar, entregando la posesión al contrario. El primer tiempo ha sido ataque por ataque, uno tras otro. El Atleti ha vuelto a ser el equipo que recupera balones en el centro del campo, y hasta en las cercanías del área rival porque hasta allí llega la presión.

El problema ha llegado cuando se han fallado varias ocasiones que podrían haber dejado el partido resuelto con antelación (ocurrió lo mismo en el Bernabéu). El Celta ha marcado y el partido se ha convertido en un sufrimiento hasta el final. Es ahí donde se han notado los primeros síntomas de cansancio.

El Atleti se ha vaciado en este fabuloso arranque de la temporada, y es difícil sostener este ritmo eternamente. Aunque al Cholo no le gusta mucho, el banquillo tendrá que hacer ahora su aportación. De todas formas, llega el parón liguero por los partidos de la selección. Es un respiro, con todos los puntos posibles en el casillero
.

Síguenos en Twitter: @somosatleti