5 jun. 2013

Los retos del Atleti que viene

El #Atleti y Diego Costa siguen de la mano. Foto: Club Alético de Madrid
Comienza uno de esos tradicionales momentos autodestructivos del Atleti. Acabe como acabe la temporada, y mira que lo ha hecho bien este vez, la resaca recién terminada la Liga y su posterior epílogo de pretemporada transcurre entre una insoportable letanía de rumores de compraventas en la prensa y un bullir de sentimientos encontrados y teorías conspirativas diversas en las redes sociales rojiblancas.

Ambas cosas van en buena medida unidas. Dos años han sabido a poco, a demasiado poco. Gran parte de la afición trata aún de explicarse la precipitada salida de Falcao del Atleti, se echa en brazos de cualquier teoría conspiranoica más o menos bien urdida o acepta con resignación o cabreo la evidencia de que los 14 millones que va a recibir cada año el samario en el Mónaco son una razón suficiente para cualquier mortal y un ariete imparable al que no para ninguna puerta. Al mismo tiempo la prensa deportiva inunda la sección rojiblanca con multitud de posibles fichajes, rumores más o menos serios, jugadores en los que habría un presunto interés, algunos ilusionantes, otros que indignan a parte de la afición (casi todos los años hay uno de esos) muchos que se saben a priori imposibles, y así todo... Un carrusel frenético de informaciones que se retroalimentan con las subsiguientes frustraciones, acusaciones y, a veces, ilusiones que cuentan habitualmente con los mismos elementos cada año.

Acostumbrados estamos y tenemos todo el verano para sufrirlo y hasta, si nos aburrimos, participar de ello si caemos en la trampa y nos dejamos provocar. De momento lo que si conviene es valorar qué le hace falta a este equipo para hacer frente al desafío que tiene por delante. Pero antes hay que hacerse una primera pregunta : ¿cuál es el objetivo realista que tiene el Atleti la próxima temporada? Veamos qué dice Simeone:

"No sé el cuál es el techo del equipo. Los fichajes en este momento son claves. Necesitamos traer gente que interprete dónde viene, que sepa que va a competir internamente para ser mejores, y eso nos va a generar aspirar a no seguir teniendo techo".

Conste que antes ya había descartado luchar por la Liga. La competición es demasiado larga y lo hemos comprobado este año y esa cuestión es mejor hacérsela sobre la marcha; ya veremos qué ocurre entonces y a qué se puede aspirar. En cualquier caso no hay duda de que la diferencia con Barça y Real Madrid sigue estando ahí y quizás va en aumento (hola Neymar, bienvenido), pero el Atleti puede progresar si se refuerza bien. Es evidente que dependerá de los fichajes que se hagan y de la gestión de las salidas pero el reto de este año y de los próximos debe ser ir mejorando poco a poco lo hecho el anterior. Hay que tener claro que no todos los años se ganará un título, ni la Champions va a resultar tan accesible como la Europa League, pero el equipo no puede bajarse ya del peldaño liguero al que se ha subido. Clasificarse para la Champions es innegociable por la inyección económica que supone y por el prestigio que representa para el club. Pero no vale sólo con jugar la máxima competición continental. Además hay que afrontarla con garantías de hacer un buen papel y eso exige doblar el nivel de la plantilla actual. Finalmente está la Copa del Rey. El Atleti tiene que volver a ser el Rey de Copas en los próximos años. Hoy por hoy es el título más accesible.