17 mar. 2013

Manda Diego Costa

Doblete de Diego Costa. Foto: facebook Club Atlético de Madrid
Que el Atleti se haya encontrado a Diego Costa justo ahora es una auténtica bendición. Con Falcao rindiendo a la mitad de su capacidad, el brasileño se ha convertido en el sostén espiritual, referencial, mediático y hasta goleador del equipo. Responde con goles y partidos espectaculares a las campañas difamatorias que le montan y va reduciendo sus salidas de tono conforme aprende a afinar su olfato de gol. El Osasuna es uno de sus rivales favoritos y lo ha confirmado en este partido. Dos goles que pudieron ser tres si hubiera acertado en un mano a mano con Andrés Fernández, una jugada en la que se causó una lesión en el tobillo que provocó su sustitución. Oportunidad de gol en la que pecó de egoísta ya que tenía a Falcao en inmejorable posición. Son tantas sus ganas de acaparar protagonismo que a veces se olvida de su compañero, un hombre que vive del gol y lo necesita tanto o más que él. Es algo que Simeone debe de considerar para que no haya problemas en el vestuario.

Pero la exhibición de Costa ha estado cimentada en otra actuación estelar. Koke ha sido ese jugador de último pase que tanto busca Simeone cuando el equipo no tiene gol. Los dos goles del Atlético han partido de sus botas y los balones parados en sus pies son auténticas jugadas de peligro. Partidazo del canterano que sigue creciendo en calidad y presencia. Si miramos a la parte de atrás, Curtois ha resuelto tres o cuatro jugadas de mucho peligro. El portero belga ha evitado cualquier intento de remontada del Osasuna y es el principal responsable de que el casillero del Atleti vuelva a lucir el cero de nuevo. Gracias a él la victoria ha sido más fácil pero no pintaba así al principio.

Últimamente el Atlético de Madrid es recibido en los campos que visita de una manera especial. Pasó en Sevilla en el partido de vuelta de la Copa y también hoy en el Reyno de Navarra. El campo del Osasuna ha presentado su segundo lleno de la temporada  para ver al Atleti o, más bien, para animar a su equipo frente al Atleti, porque los navarros habían perdido sus dos últimos partidos y coquetean con los puestos de descenso. Además del apoyo de la grada los jugadores rojillos tenían el aliciente de brindar una victoria en homenaje a la madre de Mendilibar, su técnico, recientemente fallecida. Con estos presupuestos, comenzaba un partido que el Atlético necesitaba ganar (como los siguientes) si no quería perder el ritmo de los dos primeros y que la abulia se instalase en el vestuario, lo que podría ser muy malo para el objetivo principal de entrar en Champions pero también para la inmaculada imagen que ha trasladado el conjunto de Simeone hasta este momento de la temporada.

 La victoria por dos goles a cero permite mantener la persecución del Real Madrid, con la segunda posición a un solo punto de distancia. Luchar por este puesto va a mantener la tensión competitiva del equipo para encarar con fuerza la final de Copa. Visto el encuentro de hoy, parece que no hay intención de bajar la intensidad. La primera parte se desarrolló con poco orden y control del juego por ambos equipos. Mucha pelea en el centro del campo de la que salió bien librado el equipo rojiblanco cuando la calidad de Gabi, Koke y Diego Costa apareció en una rápida triangulación que culminó el brasileño. El Osasuna sólo inquietó en jugadas a balón parado, que las gano casi todas, a las que respondió muy bien Curtois.

La segunda parte comenzó con otro gol de Diego Costa a magistral envío de falta de Koke. A partir de ahí sólo hubo un equipo en el campo. El Osasuna se descompuso y estuvo a merced de los rojiblancos salvo alguna jugada aislada. El Atleti sigue en la brecha, aupado en Diego Costa y mirando siempre hacia arriba.


szólj hozzá: Osasuna 0-2 Atletico Madrid HIGHLIGHTS

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés.