20 ago. 2012

Un Atleti que puede ir a más

#Atleti El primer partido de la temporada en Levante no era precisamente fácil. El rival es de esos equipos con oficio que saben cuáles son sus capacidades y lo que tienen que hacer en cada momento, independientemente de que sea el primer o el último partido de la temporada, y al margen de que hayan variado tres o seis jugadores de la plantilla titular. En cambio, el Atleti es el clásico equipo que comienza la campaña sin saber muy bien a qué aspira esta vez, y cuyo estilo de juego puede depender de un fichaje de última hora o del debut de un juvenil. "El Levante mide la ambición del Atlético" leíamos en algún titular de prensa en la previa del partido. Y es así, todos sabíamos lo que esperábamos del Levante; la incógnita era el Atlético.
Lo que no fue novedad fue la caraja inicial, el despiste defensivo que nos costó encajar un gol en los primeros cinco minutos. Es sorprendente que de Pablo/Perea a Miranda/Cata/Godín y de Aguirre a Simeone pasando por Abel, Quique  y Manzano, nadie haya sido capaz de solucionar esta incógnita que nos martiriza con una frecuencia inusitadamente alta. En cualquier caso eso no varió el esquema del Levante, que es el mismo que nos vamos a encontrar en muchos campos. Equipos encerrados atrás jugando al contraataque.
A partir de ahí hay que decir que el equipo ha jugado bien  y ha controlado el partido con un Tiago notable en la salida de balón atrás y con un Arda Turán sobresaliente moviéndose libre por todo el campo. El gol que se ha inventado en el minuto 28 es de esos que solucionan partidos cuando no funciona lo demás. Pero no ha habido casi más ocasiones de gol. El equipo ha echado muy en falta a sus laterales titulares. Aunque cebolla Rodríguez ha peleado bien, su posición retrasada en el esquema de Cholo (para permitirse tres centrales atrás) no le ha permitido explotar toda su presencia en ataque. Adrián sigue sin estar y me temo que se le espera aún tarde. Sílvio, aunque ha intervenido bastante en el juego, ha estado muy impreciso en el último pase, igual que Gabi en la pocas ocasiones que se le ha visto. De este modo, a falta de buenos centros al área y con una defensa levantina muy cerrada y ocupada casi en exclusiva en marcar a Falcao, no es de extrañar que el colombiano no dispusiera casi de oportunidades.
La entrada de Óliver, la solución de todos nuestros males para algunos, dio algo más de brío al equipo pero el pitido final casi vino bien a todos, que nos conocemos. Mención aparte merece Munúa, portero de esa estirpe de guardametas descerebrados capaz de golpear a su madre si se la encuentran en el área y no lleva la camiseta de su equipo. Lo sorprendente es la impunidad de la que goza ante los árbitros durante años y años. Y Juanlu... Gabi no tiene la pierna rota gracias al cielo... Todo da igual mientras no se llamen Cristiano Ronaldo o Leo Messi, ya lo sabemos. Amarilla y a correr.
En resumen. El Atleti se ha mostrado como un equipo serio y dominador pero con carencias en cuanto nos faltan titulares. Necesitamos a nuestros laterales, y sobre todo a Filipe Luis, como el comer. Adrián tiene que ponerse las pilas cuanto antes. Arda Turan ha recogido el testigo de Diego y lo ha hecho con alegría. Cholo ya administra a Óliver Torres. Hoy le ha sacado unos minutos para intentar levantar el partido contra el Levante pero me pregunto: ¿esto cómo va a sentar a gente veterana o con galones como Mario Suárez o Emre? ¿Cómo se administra esta situación en un banquillo?

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el Jose A. Vallés.