11 may. 2012

Maneras de ganar

Ha sido una final como las de antes, un #Atleti como los de antes. Los atléticos nos hemos visto reflejados en este equipo, en su forma de jugar al contraataque, en su manera de defender el resultado, en el sudor de sus camisetas al final del partido, en su pasión y su alegría al celebrar la victoria en el campo y en Neptuno. Y sobre todo, nos vemos reflejados en este entrenador, Diego Pablo Simeone, que ha inculcado a los jugadores una forma de jugar, una forma de ganar, de perder y de respetar al contrario (bravo por ordenar el pasillo al Athletic y por salir a consolar a sus jugadores) que nos devuelve al origen, a nuestra más auténtica forma de ser, a aquello que Sabina, que ha visto jugar a los grandes de los 60 y70, resumió en tres palabras para el himno del centenario: "maneras de ganar".

Luego a nosotros nos queda lo de "maneras de sentir", y bien que lo hemos hecho cada uno en nuestro lugar de origen, cerca o lejos de Madrid, en Bucarest o en Neptuno, en Colombia o en Alcorcón, pero todo el orbe atlético ha disfrutado unido cómo se cumplía el sueño de ver renacido por un instante la gloria de otro tiempo. Si hace dos años significó el regreso a la senda de los títulos, esta vez ha significado el regreso a nuestra esencia. Por eso la fiesta en Neptuno ha rugido con aún más fuerza y número de asistentes que en 2010. Se acabó el Pupas.

1.- La final
Unos apuntes sobre la final. El Atleti ha demostrado que es un equipo capaz de dar la talla en los momentos importantes. Sólo hace falta apuntalarlo en vez de desmantelarlo y estará a la altura de retos más altos. El Athletic es un equipo sobrevalorado. Su entrenador tiene gusto por el buen fútbol y cuenta con algunos buenos futbolistas pero Simeone supo leer que si se les presiona arriba la salida del balón se acabó su buen fútbol. Entonces recurren al patapunparriba hacia Llorente, jugador soberbio a veces, capaz de sacar petróleo él solo. Miranda y Godín lo dejaron seco o no fue su día. El caso es que sin opción B y con Curtois solventando la metralla el partido quedó a merced de lo que sí tenemos nosotros. Y nosotros tenemos jugadores experimentados y con ganas de exhibir lo mejor de sí mismos en el mejor momento. Y tienen un entrenador que se lo exige y que tiene la sintonía y el apoyo total de la grada. Nadie discute a Simeone y eso se traslada al campo hasta dar el do de pecho en los momentos de máxima exigencia. La limitación de la plantilla se paga en la Liga como se demostró en 2010 y como le ocurre a todos los equipos, salvo Real Madrid y Barcelona, que compiten hasta el final en competiciones europeas.

2.- Bronca en Neptuno
No se sabe muy bien por qué, desde tiempos más o menos remotos, las hinchadas celebran en masa sus títulos en fuentes emblemáticas de las ciudades, y lo hacen con carácter festivo y sin incidentes reseñables. Las autoridades permiten desde hace años tales celebraciones como no puede ser de otra manera porque vivimos en un país libre y la gente ejerce su derecho constitucional a reunirse con convocatoria o de forma espontánea, faltaría más. En previsión de daños a las fuentes hace tiempo que las autoridades las protegen adecuadamente. Bravo. Hasta este año esas autoridades mantenían el tráfico abierto para proteger el derecho de los madrileños a circular (bravo) hasta que era posible. Cuando la acumulación de gente hacía recomendable cerrar el tráfico y desviarlo lo hacían y permitían al gentío tomar la plaza respetando el espacio protegido de la fuente. Ni un solo problema, pues Madrid a las doce de la noche tiene suficientes vías para no trastocar el tráfico. Este año la delegación de Gobierno y/o el Ayuntamiento decidieron que lo importante era mantener abierto el tráfico a toda costa aunque ello supusiera que los antidisturbios tuvieran que cargar continuamente contra ciudadanos, padres, niños, abuelos, embarazadas, minusválidos, etc, que de manera festiva y sin saber qué pasaba, se acercaban hasta allí como otros años y se les ocurría cruzar la calzada.

Son las 11:30 de la noche y nos encontramos en un escenario con miles de aficionados pacíficos de celebración a los que se les impide reunirse con los de la otra parte de la plaza. Se lo impide un exagerado dispositivo policial propio de un escenario violento con antidisturbios con cascos puestos y escopetas de pelotas de goma cargadas. Es entonces cuando surgen algunos aficionados violentos e irresponables que lanzan una botella, una bengala, una piedra..., y se lía. A las 0:00 empiezan las cargas indiscriminadas, las carreras, los disparos de escopeta y todo lo demás.

Hay unos idiotas siempre dispuestos a liarla con la protección de la masa. Pusieron en peligro a toda la gente allí concentrada y acabaron dando una mala imagen de una hinchada a la que no representan. Pero hay otra gente a la que pago con mis impuestos para que utilicen la inteligencia cuya misión, primero, es prevenir incidentes y no facilitarlos. Su decisión, claramente equivocada, fue priorizar el tráfico sobre las personas. Cerrar el tráfico hubiera evitado incidentes sin lugar a dudas, o los hubiera dejado para el final del todo cuando ya no quedan niños y abuelos. Se hace en las procesiones, se hace en los conciertos que se celebran en la calle, se hace en las actividades deportivas populares, se hace en las manifestaciones convocadas y en las que no lo son, se hace en Génova cuando gana el PP y en Ferraz cuando gana el PSOE... ¿Alguien ha escuchado una explicación? En Bucarest se juntaron 30.000 aficionados rivales. Convivieron sin ningún problema. ¿Por qué aquí unos miles de aficionados del mismo equipo que están de fiesta acaban de esta manera? Hubo un elemento que distorsionaba todo y no era del Atleti.

3.- Fiesta en Neptuno
1+1=2 Como el día siguiente estaba todo preparado y dirigido (como si la espontánea reunión de la noche anterior hubiera sido una sorpresa) los que saben sumar facilitaron todo a la perfección y la afición rojiblanca pudo por fin disfrutar con tranquilidad. Con la salvedad de que el sistema de amplificación de la Casa de Correos no funcionó (¿responsabilidades?) todo discurrió como un reloj. Volvimos a casa orgullosos de nosotros mismos, contentos de habernos acostumbrado a visitar Neptuno, seguros de que esta camiseta tiene futuro... o no. Resulta que nuestra vida depende del Sporting de Gijón, que los diarios deportivos ya están colocando a nuestras estrellas en todos los equipos de la Premier y en los dos grandes de la Liga, y lo que es peor: Gil y Cerezo ya nos preparan para ello. Pero este iba a ser un artículo feliz. Dejo este tema para después del partido contra el Villarreal. Hasta entonces la gloria es nuestra y solo nuestra.

Te escuchamos en el twitter de Somos Atleti y en el de José Vallés.