29 jul. 2011

Año I sin el Kun




#Atleti Tanto en el campo como en la grada el primer partido oficial de la nueva era postkun estuvo marcada por la ausencia de quien ha sido la gran referencia futbolística y anímica de los últimos años. En el campo porque se le echó de menos para ratificar con alguna genialidad el dominio demostrado por el equipo. En la grada porque los desagradables cánticos que la temporada pasada se le dedicaron a Mourinho tienen sucesor en el argentino y con una unanimidad aún mayor si cabe. Muy lamentable, otra vez, que miles de personas deseen a coro la muerte a alguien y parezcan sentirse mejor después de hacerlo.


Aunque aun quedaba algún niño portando alguna camiseta del Kun ayer por el Calderón, la traicionada hinchada que idolatraba al astro del número 10 ha buscado alternativas de todo tipo: tapar el nombre de la vergüenza con un visible trozo de tela blanco; camisetas sin nombre; camisetas con el nombre del aficionado en cuestión, que nunca falla; o camisetas con el nombre de un histórico jubilado tipo Gárate que tampoco falla. Auguro una ligera caida de ventas de las camisetas con número y nombre de jugador en esta temporada ya que uno no se puede fiar ni de las estrellas del equipo ni de los prometedores canteranos de supuesta fe inquebrantable.


Como la de De Gea. La afición parece dividida sobre su actitud. Entiendo que a muchos le resulte difícil aceptar dos golpes tan duros en una misma temporada, pero conviene quitarse la venda de los ojos de una sola vez. Eso sí, con todo el respeto por su decisión. No seré yo quien saque una pancarta contra él. Quisiera saber cuántos de los que lo hicieron habrían rechazado la jugosa oferta del Manchester.


Terminando con lo futbolístico, unos apuntes. No es momento de panicar aún. Acabamos de empezar y se supone que falta plasmar parte o la totalidad de 70 millones sobre el campo, además del rodaje pertinente. A destacar la actitud del equipo que fue buena. Y en el plano individual el trabajo de Gabi, acompañado de pases de calidad, el acierto goleador de Reyes, que ójala se destape este año en esa faceta, y las asistencias de Adrián, que apunta maneras de buen jugador cuando hierva del todo.