24 abr. 2011

Perder el tren

#Atleti ¿Por qué hemos necesitado llegar hasta el tramo final de la temporada para encontrarnos con nosotros mismos? Cuando termine el último partido de Liga, si para entonces nos hemos clasificado para la Europa League, estaremos medio contentos, y poco más. Será otra temporada de esas muchas que no tendremos especial interés en guardar en el recuerdo, porque no hicimos nada especial, sino lo de casi siempre. Habremos pasado por el campeonato con poca gloria y demasiadas penas. Sólo nos quedaremos con un cierto buen sabor de boca si mantenemos esta racha final de buenos resultados y juego decente, que Quique ha logrado establecer.

Pero nos quedará la sensación de que perdimos el tren de la Champions, que pudimos haber cogido si la actual forma de jugar la hubiéramos tenido desde el principio. No es que seamos una sinfonía sobre el césped, pero ahora vemos a un equipos que juega con sentido, y que compite con los demás... Con los demás de nuestra Liga. Porque ahí está el gran mal. Algunos, interesados, gritan por ahí que esta es la mejor liga del mundo. ¿Puede ser una liga la mejor del mundo cuando el equipo que va segundo le gana 3 a 6 al equipo que va tercero?

Una liga de dos nunca puede ser la mejor del mundo, porque no hay competición. Cada temporada, la distancia de puntos de los dos primeros con respecto al tercero y al cuarto se mantiene o se amplía. Resulta absurdo hablar de los que quedan todavía más lejos. No tendemos a la igualdad, sino a ampliar la desigualdad. Los 18 equipos que se disputan las sobras del torneo son sólo los actores de reparto que necesitan las dos estrellas para lucirse, aumentar más su patrimonio para poder fichar más figuras del fútbol, y acrecentar la distancia con los demás... y así un año tras otro.

Ellos se divierten y ganan los títulos. Los demás miramos, y luchamos por un puesto de Champions; un campeonato que no podemos ganar, y que sólo ansiamos jugar para recibir un poco más dinero que nos permita fichar jugadores medianos, que nos den la opción al año siguiente de clasificarnos otra vez para la Champions, y así sucesivamente. Si una temporada nos toca la lotería, quizá podamos ganar la Copa del Rey. Pero, nada más.

Ahora toca cerrar la temporada manteniendo el buen ritmo actual. Luego, quizá, nos esperen meses de verano intensos: quién se irá, a quién ficharemos... Lo de todos los años por estas fechas: eso tan cansino de ser el equipo que más expectativas levanta en pretemporada, y más disgustos nos da en la temporada. A ver si cambiamos la costumbre.

Twitter: @vicentevallestv