11 sept. 2010

¿Será verdad que hemos vuelto?

#Atleti No estamos acostumbrados a esto. Tres finales y dos visitas a nuestro dios Neptuno en pocos meses ... y ahora, dos victorias seguidas para empezar la Liga, y en lo más alto de la tabla. Son sólo dos partidos, pero es muy placentero mirar hacia abajo para ver al Madrid, y al Barcelona, y a todos los demás. ¿Estamos ante una ilusión? ¿Será verdad que hemos vuelto?

Si seguimos las lecciones del filósofo griego, debemos cumplir la norma de "aprovechar la ocasión cuando se presenta". Disfrutemos el momento. Seamos felices por ver a Perea jugar bien, sin más. Sonriamos cuando Forlán sigue marcando en cada partido. Llamemos a nuestros amigos atléticos para comentar el último slalom del Kun. Admiremos el trabajo aéreo de Godín. Y soñemos con las aportaciones que puedan hacer a este buen engranaje novedades como Mérida o Filipe Luis.

Pero no olvidemos a alguien: no olvidemos a Quique. Hoy ha vuelto a acertar en el planteamiento del encuentro, igual que ocurrió ante el Inter, en La Supercopa de Europa. Sabía que jugar contra el Athletic en San Mamés no es jugar un partido. Es la batalla del Ebro. Hay que ponerse espinilleras hasta en las cejas, corazas en las costillas, y puñales en las botas. El Athletic siempre ha sido así, y desde que lo entrena Caparrós, los partidos en Bilbao se cubren de sangre, sudor y lágrimas aún más que antes. Primero disparan y luego... ya ni preguntan. Y los árbitros se asustan. Undiano, también, y eso que dicen que es el mejor. Da miedo pensarlo.

Pero la victoria está aquí. Los tres puntos ya se han sumado a los de hace dos domingos. Y, si seguimos así, quizá se sumen a los del próximo, ante el Barcelona. Sí, es posible que hayamos vuelto. Ahora tenemos que quedarnos.