31 ago. 2010

Poco a poco y sin hacer ruido...

#Atleti Voy a resistir la tentación de decir que esto pinta inmejorable, que somos la alternativa a la dictadura blanca y blaugrana, que este primer liderato recuerda a aquella temporada del 96 en la que a la chita callando y sin tener el mejor equipo de la Liga, fuimos gestando el doblete con paso firme ante el asombro general.
Si tuviéramos una bola de cristal sería más fácil, claro, pero sin ella lo mismo nos tenemos que tragar el blog en unas semanas. Convengamos de momento en que hay razones para el optimismo. A destacar el hecho de que el equipo que paso por encima del Inter el viernes, y por encima del Sporting el lunes, es el mismo equipo que se estrelló con estrépito en la pasada Liga y que solo recurriendo al espíritu del club y a la locura, que no al buen juego, pudieron conquistar la UEFA Europa League y llegar a la final de la Copa. Son los mismos jugadores. 
Perea corta, distribuye y no se complica. Ujfalusi parece Dani Alves por la banda, Jurado es brasileño (y ya del Schalke04), el Kun y Forlán son el Kun y Forlán desde la primera jornada del campeonato, Reyes ha olvidado su otra personalidad, y Simao calla bocas una final sí y un partido también. Se lo van a poner difícil a los demás porque en teoría la banda izquierda iba a ser para Filipe y para Mérida, el centro de la zaga no contaba con Perea y Tiago era insustituible. Ya veremos, pero es una gran noticia saber que en el banquillo hay otro equipo preparado.
Entre ellos ya no estará Jurado. Se ha despedido de la mejor manera posible, con dos trofeos y un gol en su último partido de rojiblanco. Va a ser muy difícil encontrar un jugador como él. Se le ha criticado mucho por su falta de consistencia cuando jugaba todo el partido, pero nadie ha revolucionado los partidos como él. No siendo titular fue uno de los que más jugaron la temporada pasada, el tercer goleador del equipo y, de largo,. el jugador con más clase que ha pasado por aquí en mucho tiempo. Ojala no le echemos en falta. Él consiguió lo que se merecía, despedirse de la afición entre aplausos.
Este martes, a celebrar la Supercopa y a no llamar mucho la atención. Lo mismo poco a poco y sin hacer ruido en unos meses damos un susto a alguien.
José A. Vallés