19 sept. 2010

Ir perdiendo y pedir la hora

#Atleti Escribo estas palabras recién llegado del Calderón. Y mientras venía de vuelta a casa (con los mismos puntos que teníamos antes del partido) estaba tentado de dedicar unas cuantas líneas al árbitro. Luego he pensado que sería una pérdida de tiempo, porque creo que vosotros pensáis básicamente lo mismo que yo. Por tanto, he preferido poner mis esfuerzos, y los vuestros, en otras cosas.

Lo primero es que, por si alguien había echado a volar la imaginación, somos lo que somos, y no más de lo que somos. Podemos ganar al Barcelona, porque ya lo hemos hecho otras veces. Pero no nos podemos comparar. Esas banalidades absurdas de si somos la alternativa al Barça y al Real Madrid son ganas de rellenar páginas de periódico. Eso sí, somos un buen equipo. Lo seguimos siendo, a pesar de haber perdido hoy. Lo somos, aunque hayamos tenido varios ratos de partido en los que nos hayamos sorprendido a nosotros mismos deseando que el árbitro (ese del que no hablaré) hubiera pitado el final del partido antes de tiempo. Porque más vale una derrota por poco, que una humillación con efectos psicológicos potencialmente graves.

Pero seamos realistas, serenos y analíticos con lo que ha pasado hoy, porque ahora tenemos varios partidos por delante en los que nos enfrentaremos con eso que ahora llaman "clase media" del fútbol, y ahí tenemos que ser los mejores.

Sólo algunas notas más:

- hoy no ha funcionado el toque genial de Quique. Sí funcionó con el Inter, pero el Barça es más que el Inter.

- Seguimos débiles en el centro del campo.

- Si un jugador no está recuperado de una lesión, no debe jugar, aunque sea Aguero.

- ¿Qué ocurrirá para que aún no haya debutado Luis Filipe? ¿Por qué Tiago juega tan poco? ¿Qué ocurre con Fran Mérida?

- Me ha hecho gracia escuchar en la radio que el Barcelona no ha metido seis goles porque lo ha impedido De Gea. Muy cierto. Elemental. Tan cierto y elemental como que el Barcelona no hubiera tenido ocho o diez ocasiones de gol si no dispusiera de Xavi, Messi, Iniesta, Villa, Pedro, y todos los demás. Para eso están los futbolistas. Es tan obvio que resulta absurdo.

- Igual que con el árbitro, he tenido la tentación de hablar de David De Gea, pero luego he pensado que también en este caso pensáis lo mismo que yo. Un porterazo de impresión.