18 abr. 2010

Y seguimos con 40 puntos

Corremos un poco menos que el rival. Ponemos un poco menos de intensidad que el rival. Aplicamos un poco menos de fuerza que el rival. Llegamos al balón un poco más tarde que el rival. Peleamos un poco menos que el rival. No demostramos tener más calidad que el rival.

Llega el segundo tiempo y corremos más, ponemos intensidad, aplicamos más fuerza, llegamos antes al balón, peleamos más, demostramos más calidad… pero para entonces ya nos han metido dos goles, y terminamos por perder. Un partido tras otro. Nos hemos instalado en los 40 puntos y no damos más de nosotros mismos.

Mirar hacia el fondo de la clasificación no es algo propio de clubes grandes, como se supone que es el nuestro (en otro tiempo lo fuimos). Pero después de los dos años que pasamos en el infierno, la experiencia nos dice que también hay que vigilar ese flanco. Lo habitual es que con 43 puntos ya no haya problema. Pero llevamos varios partidos seguidos sin acabar de añadir los tres puntos que necesitamos para relajarnos, ahora que da la sensación de que eso de buscar los puestos de arriba ya lo hemos descartado. Dicen que las piernas no dan para mucho más, y que la mente sobrevuela Anfield y el Camp Nou. Dan ganas de pedir que se jueguen ya los partidos de la Europa League y la final de Copa, y se acabe de una vez esta temporada tan contradictoria.

En la Liga no estamos. ¿Estaremos en Europa? ¿Estaremos en la Copa? Confiemos en que todas esas carencias que hemos enumerado arriba desaparezcan en las grandes citas. Y confiemos en lograr tres puntos más lo antes posible. Por favor.

V. Vallés