7 feb. 2010

Con Quique, a pesar de todo

Somos irregulares y fallones. Tenemos calidad, pero la mostramos en cantidades microscópicas. Hay mucha capacidad goleadora, aunque aparece como un premio de lotería: casi nunca. Somos así. Y estamos así. Funcionamos como un coche viejo: unos días bien y otros, la mayoría, mal.

Pero nada de esto es responsabilidad de Quique Sánchez Flores. Éramos así con Javier Aguirre, y con los entrenadores que le precedieron. Quique está en periodo de aprendizaje; no para ser un buen entrenador, que ya lo es. Está aprendiendo a ser entrenador del Atleti. Y para eso sirve de poco lo que se haya aprendido antes en otros equipos. Quique necesita un tiempo, y hay que dárselo.

Me sigue sin gustar que insista en las rotaciones, porque cada vez que las hace nos cuesta sacar el partido. Hoy, por ejemplo. Pero es su estilo y hay que respetarlo. Creo que eso también lo tiene que aprender. Hacer rotaciones en el Valencia tiene unos resultados. Hacerlo en Atleti tiene otros. Pero está recorriendo su camino; un camino que sólo puede recorrer él con su propia experiencia. Nosotros debemos esperar y confiar. Esperar que no acabemos desesperando. Y confiar en un final de temporada, si no feliz, al menos no infeliz. Y con Quique.

Empate: El 1-1 de hoy ante el Rácing es mucho menos de lo que necesitamos para tranquilizar nuestro mal paseo por la Liga, pero es mucho más de lo que nos hace falta para estar en la final de la Copa. Vamos a por ello!!!!

Vicente Vallés