7 feb. 2010

Con Quique, a pesar de todo

Somos irregulares y fallones. Tenemos calidad, pero la mostramos en cantidades microscópicas. Hay mucha capacidad goleadora, aunque aparece como un premio de lotería: casi nunca. Somos así. Y estamos así. Funcionamos como un coche viejo: unos días bien y otros, la mayoría, mal.

Pero nada de esto es responsabilidad de Quique Sánchez Flores. Éramos así con Javier Aguirre, y con los entrenadores que le precedieron. Quique está en periodo de aprendizaje; no para ser un buen entrenador, que ya lo es. Está aprendiendo a ser entrenador del Atleti. Y para eso sirve de poco lo que se haya aprendido antes en otros equipos. Quique necesita un tiempo, y hay que dárselo.

Me sigue sin gustar que insista en las rotaciones, porque cada vez que las hace nos cuesta sacar el partido. Hoy, por ejemplo. Pero es su estilo y hay que respetarlo. Creo que eso también lo tiene que aprender. Hacer rotaciones en el Valencia tiene unos resultados. Hacerlo en Atleti tiene otros. Pero está recorriendo su camino; un camino que sólo puede recorrer él con su propia experiencia. Nosotros debemos esperar y confiar. Esperar que no acabemos desesperando. Y confiar en un final de temporada, si no feliz, al menos no infeliz. Y con Quique.

Empate: El 1-1 de hoy ante el Rácing es mucho menos de lo que necesitamos para tranquilizar nuestro mal paseo por la Liga, pero es mucho más de lo que nos hace falta para estar en la final de la Copa. Vamos a por ello!!!!

Vicente Vallés




7 comentarios:

  1. Este equipo tiene la extraña virtud de hacer creer que lo imposible se puede conseguir a partes iguales entre su propia afición y la del contrario.
    Cualquier aficionado que su equipo hubiera resuelto el partido de ida con un claro 4-0 y demostrando que podían haber caído alguno más (2 tiros al palo menos un penalti que no fue dan como resultado un 5 a 0) estaría hoy pensando en que después de demasiados años su equipo vuelve a una final. Pero en el Atleti siempre tenemos esa extraña sensación de que el equipo es capaz de caer eliminado este jueves de la Copa y ganar al imbatido Barcelona de Pep Guardiola. Y esa sensación en por la que desde hace años el Atlético de Madrid dejó de ser un grande en mayúsculas para convertirse en un histórico. Hasta que no volvamos a sentirnos capaces y seguros de lograr objetivos mayores nos tocará seguir sufriendo cada jornada viendo cómo nuestro Atleti se arrastra por los campos de toda España.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, por eso y porque, entre otros tumores, tenemos a Perea. Qué tiene que hacer un tío como éste para dejar de jugar en el Atleti?? Porque peor no se pueden hacer las cosas. Si sumamos los puntos que nos han costado los errores infantiles de este hombre el Atleti estaría peleando por cotas mayores. Pero Quique insiste... por qué confiar en alguien que cada partido te cuesta un gol?? No lo entiendo

    ResponderEliminar
  3. Hay muchos jugadores en el Atleti que sobran, algunos de ellos con gran calidad pero con fallos imperdonables, y otros de dudosa calidad y con fallos también imperdonables. Algunos ejemplos:

    Paulo Assunçao: no dudo de la calidad que tiene este tío en las botas, porque cuando le da por tener el buen día entre él y Tiago forman un gran doble pivote en la medular, pero esos errores de autoexpulsarse partido sí y partido también haciendo faltas estúpidas y evitables con una amarilla merman su calidad.

    Perea, Raúl Garcia, Pablo y alguno más seguro que hay: son ejemplos de jugadores de (ahora mismo) dudosa calidad para el club colchonero y que deberían salir del Atleti destino a un club más pequeño, donde sí destacarían, porque Perea o Pablo son jugadores que han tenido grandes temporadas en el Atleti, pero que las últimas son para olvidar completamente. Raúl Garcia es un caso aparte ya, un tío que vino de la mano del Vasco como una gran promesa para el futuro y que de momento en eso se ha quedado, en una gran promesa de futuro porque los destellos de calidad que ofrecia en el Osasuna en el Atleti brillan, pero por su ausencia...

    Aún así, sigo pensando que el mayor tumor que tiene este equipo no está en la plantilla, si no en los despachos, la directiva...

    En fin, si seguimos así, nos deberíamos conformar con no bajar a Segunda (en liga), si seguimos así en Copa, quien sabe, tal vez las vicisitudes del destino nos den una alegría 15 años después en forma de título...

    Forza Atleti.

    ResponderEliminar
  4. Vamos Atleti, el jueves te quiero ver la mejor cara, a por la final, a ver si pasa el Geta y el Atleti y jugamos la final en casa, que flipe.

    ResponderEliminar
  5. Y digo yo, no estabamos igual con Abel, un hombre de la casa y buen atletico???? No se para que se le echo a ese hombre para traer a otro igual.

    ResponderEliminar
  6. Dentro del campo, las rotaciones son rotaciones, aqui y en pekin. Distinto es el análisis que se haga de ellas fuera del campo, y la presion mediatica a la que este sometido uno u otro club... luego el problema no es la rotacion, sino que este factor (como muchos otros) estaran supeditados a la valoracion posterior de quien pretende influir en el campo desde fuera.

    ResponderEliminar

Participa con tus comentarios y sé respetuoso con los demás. Gracias.