10 abr. 2016

Torres y Koke guían el asalto a la Liga

Conexión Koke-Torres. Foto:Álex Marín/www.clubatleticodemadrid.com

Es imposible saber qué ocurrirá el miércoles en la vuelta de la Champions, la próxima jornada de Liga o la siguiente, pero la sensación es clara, se huele el miedo en el ambiente, el temor de quien lo tenía todo ganado y puede acabar perdiéndolo todo. La dinámica del Barça es negativa y pese a que vienen este miércoles al Calderón con ventaja la sensación parece la contraria. Se mezclan las competiciones; el culé piensa ahora si el simpático indio de las plumas será capaz de robarle Liga y Champions. Su respuesta, aunque confíe plenamente en su equipo y en la ventaja que lleva en ambas competiciones, es que si hay algún equipo capaz de hacerlo ese es el Atleti, la maldita gota malaya del fútbol nacional y europeo. Mientras se resuelve la incógnita de la Champions este miércoles, la batuta de Koke y su conexión con Torres han abierto de nuevo, gracias a la derrota del Barça, la pelea por la Liga con una contundente victoria ante el Español. Los dos canteranos más carismáticos del equipo han dado un espectáculo soberbio de entendimiento, asistencias, goles y buen juego.

 

 

Nuestros rivales directos (a estas alturas ya sí, Barça y Real Madrid) parecen funcionar a partir de intensas rachas positivas o negativas, estados de euforia o depresión. Más lo primero que lo segundo en el caso del club blaugrana pero nunca es tarde si la caída llega justo ahora que nos lo jugamos todo contra ellos. El Atleti, con sus mejores o peores momentos, vive en una relativa estabilidad enfocado a reinventarse a sí mismo cuando surgen complicaciones. El Cholo cambió de sistema base de juego (y sigue haciéndolo) varias veces, Por el camino descubrió a un sorprendente Carrasco y un inimaginable Saúl. En ocasiones fueron Thomas o Correa los que protagonizaron pequeñas etapas de esplendor rojiblanco. Su último hallazgo en la búsqueda de un delantero que acompañara a Griezmann es la conexión Koke-Torres. El de vallecas encuentra a su ídolo de la infancia como antes encontraba a Diego Costa. No le hace falta levantar la cabeza para saber dónde está o hacia donde se va a desmarcar. Lo mostraron ante el Barcelona y también ante el Espanyol.

Fernando Torres marca goles, da asistencias, trabaja... Ante el Espanyol ha hecho un partido que confirma lo que llevamos varias jornadas viendo. En una selección de, con todo el respeto y admiración, Aduriz, Alcácer y Morata, Torres tiene sitio. Suyo ha vuelto a ser un gol fundamental, el de la igualada. Le asistió Koke, sin mirarlo, como luego hizo, mediante un gesto genial, con Griezmann para que marcara el segundo, otro golazo, que pudo dedicar a su hija recién nacida. Torres le devolvería el favor a Koke para el tercero.

 

 Remontaba así el Atleti un gol inicial de cabeza de Diop que puso el partido cuesta arriba. Mostró madurez y la confianza de siempre. La apuesta es clara, total. Va a por todas. No hubo rotaciones como sí hicieron Barça o Real Madrid. Sólo Saúl se quedó en el banquillo. Griezmann y Carrasco se fueron a la caseta nada más ponerse el Atleti por delante en el marcador. Thomas y Correa se encargaron después de colaborar en la victoria.

 

 

Conversamos en el twitter de SomosAtleti.