16 sept. 2015

El #Atleti de Griezmann recupera las buenas sensaciones ante el Galatasaray

Juanfran, uno de los destacados. Foto: Ángel Gutuierrez/clubatleticodemadrid.com

El Atlético despejó dudas en su primer partido de Champions. Tal como parecía después del partido ante el Sevilla, Simeone tiene un gran equipo bajo su mando, capaz de jugar bien al fútbol, mantener la intensidad en la presión, la concentración en defensa, primer toque y contraataque. Todo eso, que parecía que había desaparecido contra el Barça, se recuperó en una gran primera parte en un "infierno turco" que no llegó a quemar ni veinte minutos. Habrá que concluir que el Atleti puede competir con superioridad contra cualquier equipo menos, de momento, el Barça. Ante el Galatasaray volvieron a aparecer con brillo jugadores como Griezmann, que marcó dos goles (nótese que niguno de penalti) y estuvo omnipresente de medio campo hacia arriba. También Koke y Tiago recuperaron la batuta en un centro del campo en el que el Cholo introdujo cambios interesantes.

Simeone cambió de jugadores y de esquema para enfrentarse al Galatasaray. Vietto y Jackson se colocaron en punta y Griezmann se colocó en banda aunque su posición era sólo teórica porque recorrió todo el eje de la mediapunta. Un esquema mucho más ofensivo en el que los laterales participaron mucho. Siqueira (buen partido en sustitución del lesionado Filipe) y Juanfran entraron como puñales en varias ocasiones. Lo del alicantino es cuestión aparte. Es con Griezmann y Godín el jugador más en forma del equipo. Siempre está para desdoblar al centrocampista de su banda. Sabe cuando pararse y casi siempre acierta si elige desbordar. Y lo más importante y difícil de encontrar en un lateral: cuando centra lo hace con criterio. Anoche dos centros fueron dos goles. El primero lo define como futbolista porque en vez de meter el balón a la olla levanta la cabeza en carrera y ve cómo Griezmann viene libre de marca desde atrás. Pase raso de la muerte para que el francés marque el primero al primer toque allí donde el portero no puede atajar.

El segundo gol parte de otra internada de Juanfran que esta vez manda un centro alto buscando, cómo no, al jugador que mejor puede cabecear un balón en el área, Godín. El uruguayo le dejó la pelota en línea de gol a Griezmann lista para rematar. El francés pudo hacer triplete al final del partido en un mano a mano con Muslera pero falló ante el cabreo de Torres, que esperaba el pase completamente sólo.

Torres había salido en la segunda parte por Jackson Martínez, que tuvo una noche algo gris. Vietto tampoco brilló demasiado. Simplemente acompañaron el buen partido del resto de sus compañeros pero se les ve aún lejos del nivel en el que se les ha visto en sus otros equipos, forzados a restar parte de sus energías en el trabajo defensivo, algo que también notó Griezmann en los últimos minutos enlos que estuvo más apagado. La exigencia de mantener en todo momento y hasta el final la máxima concentración defensiva impidió, seguramente, un resultado más abultado. Durante los primeros minutos de la segunda parte pareció despertar el Galatasaray, que disparó en varias ocasiones sobre la puerta de Oblak aunque sin demasiado peligro. Sneijder fue la principal preocupación. Pero pasado ese primer empujón, el Atleti recuperó el control del juego y pareció contentarse con eso, optando por conservar a arriesgar.

Lo cierto es que el Atleti regresa de una de las salidas más peligrosas de esta fase con una victoria y su puerta a cero. Ya somos líderes de grupo y hemos recuperado la credibilidad.

Conversamos en SomosAtleti.