23 ago. 2015

Debut con victoria y sufrimiento

Griezzman fue la referencia en ataque

Debut más complicado de lo esperado en el que el Atleti resolvió más con el oficio de la vieja guardia que con el de las nuevas incorporaciones. Al Cholo le queda trabajo por delante para afinar los movimientos de Jackson u Óliver, que estuvieron muy perdidos durante todo el partido. Correa, en la segunda parte, revolucionó el ataque rojiblanco con su verticalidad, pero un fallo en defensa pudo acabar en empate. Koke pudo rematar el partido con un lanzamiento de falta al palo. El gol rojiblanco, de Griezmann, también fue de falta directa, así que parece que este año sí se probará suerte en este tipo de lances. Aún es pronto para sacar conclusiones pero el fantasma de Arda se le apareció por el Calderón a más de uno. Se le echó de menos porque como en aquellos partidos espesos de la temporada pasada en los que no jugaba, la sensación que queda es: "no Arda, no party".

 

Primera prueba de fuego real y primera muestra de que hay mucho que mejorar. Las Palmas planteó un partido complicado, muy bien posicionado defensivamente y sin muchas intenciones de molestar arriba (Oblak no la tocó en toda la primera parte). El objetivo parecía no encajar muchos goles y no dejar jugar al Atleti. Pero a los 16 minutos se abrió la lata con una falta directa lanzada por Griezmann y desviada por la barrera. Aún así Las Palmas no se lanzó al ataque.

Gabi y Tiago manejaron el partido desde el centro del campo con acierto. Óliver estuvo muy voluntarioso, ofreciéndose y dejando detalles de calidad, pero se le vio confuso en la colocación sobre el campo y perdió demasiados balones. Simeone no paró de corregirle durante toda la primera parte. Arriba Griezmann era la única referencia con peligro. Jackson estuvo bien marcado y no ganaba los balones aéreos. Siempre de espaldas a la portería, no gozó de jugadas de peligro. A ambos les falta minutos para acoplarse a sus compañeros y eso fue demasiado evidente durante el partido. Por algo fueron los dos primeros cambios. Otra cosa es Filipe Luis. Él parece que nunca se fue, aunque el mayor peligro del Atleti llegó por la banda de Juanfran.

En la segunda parte, entró Torres por Jackson lo que dio más movilidad a la punta de ataque, aunque estuvo fallón. Correa, entrando desde la izquierda, fue el que provocó las mejores oportunidades. No rematarlas llevó al sufrimiento de los últimos minutos. Una mano imposible de Oblak, salvó al Atleti del empate. Koke también tuvo la opción de rematar el partido con un tiro al palo de falta. Y esta es otra novedad. Dos tiros de falta con resultado de un gol y medio. Lo mismo este año Simeone opta por dejar a los lanzadores que tiren más a puerta en vez de buscar la jugada indirecta.

Al final, tres puntos que ya nos separan de Sevilla y Valencia, que iniciaron su Liga con empate. Falta saber si la ausencia de clarividencia se subsanará con los partidos y con la entrada y acople de los nuevos jugadores de clase, caso de Vietto u Óliver. Si no es así seguiremos echando de menos a Arda Turan.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés.