17 sept. 2014

El Atleti no se reconoce en su debut

Oblak tuvo el peor debut posible. Foto: www.clubatleticodemadrid.com
Frente a Olympiacos el Atleti no recibió de su propia medicina como gusta a muchos afirmar por  simplificar o al propio Michel por presumir. Sin restar méritos al rival, que tiene algunos jugadores de buen nivel y una afición que aprieta de lo lindo, el Atleti ayer se inyectó una dosis de un no tan viejo virus que se creía extinguido por el Calderón. La cara de Simeone en el palco donde contemplaba el encuentro evidenciaba una constante preocupación al ver que su Atleti se había convertido en un equipo de mantequilla atrás por mucho que sus combinaciones de ataque resultaran de lo más aseadas que se han visto en toda la temporada. Mal asunto si cada llegada del rival es un gol por fallos defensivos.
 
Parece como si la victoria frente al Real Madrid, ese alarde de concentración mostrado para plasmar milimétricamente cada uno de los procedimientos estratégicos estudiados para salir airosos del Bernabéu, hubiera provocado una resaca de relajación para el partido de Atenas. Jugó con soltura animado por la renuncia local a tratar el balón, pero descuidó la seriedad defensiva en un exceso, quizá, de confianza.

Con Koke y Arda por el interior y Juanfran y Ansaldi llegando por las bandas el Atleti acosó la portería de Roberto. Cerca del área rival fue fácil, por fin, encontrar a Mandzucik, concretamente su cabeza, y así llegó, con un pase del lateral argentino, magnífico en las subidas y en los centros al área, el primer gol del Atleti. Pero para entonces ya nos habían golpeado dos veces en las dos únicas veces que se habían acercado a la puerta de Oblak. La apuesta de Simeone por el esloveno ha detonado en la cara del debutante pero aún no sabemos con qué consecuencias. No se le puede culpar a él de los goles pero queda la sensación de que pudo hacer más en alguno de ellos y ahora se ha instalado un debate que no había. ¿Debe jugar Oblak en el trascendental partido ante la Juventus? ¿Es justo que Moyá sea suplente? ¿Habrá pitos en el Calderón si falla? ¿Habrá un caso Casillas en el Calderón? ¿Quién será el responsable?

En la segunda parte parecía que se podían corregir los errores, que el Atleti se comería al Olympiacos en el asedio. La entrada de Griezmann aumentó esa sensación, pero el francés no logró batir de primeras a un extraordinario Roberto y en cambio, tras varias claras ocasiones del Atleti fue Mitroglu el que volvió a batir a Oblak tras una perdida de balón en defensa. Tres tiros a puerta, tres goles. El Atleti lo hacía (casi) todo bien pero el resultado mostraba un duro castigo. Griezmann consiguió marcar a pocos minutos del final. Demasiado tarde para remontar aunque nunca se sabe si ese gol servirá para clasificarse en caso de un empate a puntos final.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti