3 nov. 2013

La semana en la que Villa dijo "aquí estoy yo"

David Villa empieza a estar a su mejor nivel
Al #Atleti no le sobra ni un solo jugador. Hay tantos partidos importantes que jugar, que todos son imprescindibles y todos deben estar en su mejor versión. Y esa obligación afecta de forma aún más intensa a los mejores.

David Villa vino al Atleti para reivindicarse como lo que es: un campeón del mundo. Ha necesitado que pasara el tiempo, adaptarse al estilo del equipo, a las exigencias de Simeone y a la forma de jugar de sus compañeros. Se lesionó antes de la última cita de la selección nacional. Optó por no ir con Del Bosque para recuperarse... y ha vuelto, diciéndonos a todos "aquí estoy yo".

Villa encadena goles en cada partido, su participación en el juego se ha multiplicado, vuelve a provocar el pánico en sus rivales, y su sociedad con Diego Costa empieza a resultar letal. Quizá encontremos por el mundo delanteras tan buenas como la del Atleti, pero no es fácil encontrar una que sea mucho mejor.

Y esta no es la única sociedad que funciona en el equipo. A Diego Costa no le interesa cambiar de equipo, porque vaya donde vaya no encontrará un centrocampista que le conozca tan bien y que le coloque balones tan perfectos como Koke.

La marcha del equipo es fabulosa. La sucesión de victorias es histórica. La forma de ganar ante el Athletic Club de Bilbao refleja un estado de forma inmejorable: los bilbaínos apenas se han acercado a Courtois. Y el miércoles, si todo sigue igual, estaremos ya en la siguiente fase de la Champions.

Síguenos en Twitter: @somosatleti