22 ago. 2013

El Atleti abre una vía hacia el título

El partido tenía el atractivo añadido de que era el debut como local del esperado David Villa. Simeone alertaba en la previa de que Diego Costa, héroe de la primera jornada liguera, y el asturiano se irán complementando bien. Así, mientras parte de la defensa barcelonista se dedicaba a agredir a Costa (que manía, oyes)  el resto dejaba a Villa en posición franca para el remate a pase magnífico de Arda Turan. El Guaje es un auténtico experto en marcar a sus ex equipos y no falló a los 11 minutos con una formidable volea. Villa ha vuelto si es que alguna vez se fue.

El gol fue un bálsamo porque la presión alta inicial del Atlético para ese momento se había convertido ya en enclaustramiento en nuestro propio área y eso amenazaba lo de siempre: una jugada de los geniales bajitos del Barça para acabar con nuestras ilusiones y en goleada. Sin embargo la estrategia del contraataque letal que tan poco le ha funcionado a Simeone contra el Barça en otras ocasiones funcionó esta vez. El Barça conoció el desconcierto durante unos minutos y el Atleti confió en sus posibilidades nuevamente. Ganó otra vez la presión alta y la intensidad del principio hasta que los jugadores del Tata Martino recuperaron el autocontrol. Ganaron metros aunque sin peligro, apenas un tiro a puerta, y aunque amenazaron con volver a ganar la posesión absoluta del balón y de tres cuartas partes del campo, el Atleti no se descompuso y mantuvo firme la línea defensiva incluyendo en esa función a un imperial Mario Suárez, que vuelve a hacer de las finales su escenario favorito. En el otro lado, sin noticias de Messi, ni de Iniesta. Así terminó la primera parte bajo el designio soñado por Simeone.

La segunda parte comenzó con una decisión que todos habríamos tomado, la sustitución de Messi, que si bien no había hecho nada hasta ahora siempre acaba haciéndolo. Cuando ve delante las rayas rojas y blancas de la zamarra colchonera gusta de enchufarla. Sólo en el Calderón había metido ocho goles hasta la celebración de este partido. Pero esta vez no, Messi y Neymar no jugarían juntos este partido. Lamentablemente Cesc, su sustituto, fue junto a Alexis, el mejor jugador del Barça.

 Este período fue mucho más entretenido y abierto con varias llegadas al área de un lado y otro y con el Atleti dando muy buenas sensaciones. Aún así, en el minuto 56 Neymar, que ya había ingresado en el campo, marcaba su primer gol en partido oficial con el Barça en el único fallo defensivo del Atlético. Entró completamente sólo por la banda para marcar de cabeza ante Curtois. Por cierto, que este era el partido 100 para el que ya es un héroe del Calderón, Thibaut Curtois, sin cuyos milagros bajo el arco colchonero el Atlético nunca habría llegado a disputar este torneo ni, seguramente, ningún otro de los dos años anteriores.

Con el empate, el partido abierto y ahora sí en franco peligro de involución, la cosa estaba para Óliver. En el minuto 71 Simeone le dio entrada por Koke y seguidamente sacó a Leo Baptistao por Arda Turán y a Cebolla Rodríguez por Diego Costa. Introducía dos puñales por las bandas y criterio en el centro de campo. Sin embargo el balón no llegó al canterano y cuando le llegó no acertó como suele. En los últimos 20 minutos el Atleti estuvo a merced del dominio del Barça aunque sin grandes sobresaltos.

El resultado puede considerarse justo aunque el Atleti fue mejor en general y podría haber salido vencedor si hubiera evitado el despiste. También pudo ser decisiva una segunda tarjeta amarilla clarísima que mereció Busquets en la segunda parte. El caso es que la final está abierta y que el Atleti ha encontrado la vía para complicarle el juego al Barça. Aún así el Camp Nou será ciertamente difícil de asaltar sólo con los argumentos mostrados hoy (y ayer).

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés