7 abr. 2013

La ansiedad por alcanzar la Champions

Simeone, contando los puntos que faltan
La obsesión puede con el #Atleti. La ansiedad ahoga nuestro fútbol. El final de la Liga se acerca. Estiramos el brazo y casi podemos tocar la clasificación para la Champions. Pero aún no se acaba, y eso nos agobia. El que nos sigue está lejos. Pero somos el Atleti, y eso significa que de lo que menos nos fiamos en este mundo es de nosotros mismos. Sólo dormiremos sin sobresaltos el día que tengamos la tercera plaza en propiedad matemática, y ese momento no ha llegado.

Hace algún tiempo, el Atleti unía en cantidades equivalentes furia, intensidad y estilo de juego. No ha llegado a haber fantasía en suficiente cantidad, pero sí estilo. Ahora, el estilo se diluye demasiado en la angustia por los puntos. Y la intensidad, por sí sola, es muy poco. Eso lo tiene casi cualquier equipo de Primera.

A esto se unen las esperas. Adrián espera a su musa, que no le ha acompañado en toda la temporada. Falcao espera recuperar su instinto, que se le ha extraviado hace semanas. Koke espera el hervor que le falta para ser un futbolista importante. Simeone espera, ansía, que llegue ya el verano. Y el equipo espera un centrocampista de calidad, pero eso no llegará esta temporada. ¿Óliver? Demasiada responsabilidad, a estas alturas del campeonato. Aunque, ojalá fuera la solución.

El primer tiempo ante el Getafe ha sido impropio de un tercer clasificado. Al menos, en el segundo se ha dado un pequeño paso al frente, pero nos empeñamos en expulsarnos. El Atleti de la primera vuelta hubiera ganado este partido con facilidad. Hace semanas que el equipo ha entrado en una fase de juego menor. Se ha dejado de hilar fino. La poca clase que tenemos, se nos deshace en el trazo grueso. Escasea la prosa, pero la lírica directamente ha desaparecido. Y la necesitamos. Podemos llegar a la  Champions y ganar la Copa, pero todavía no hemos conseguido nada. Y jugando así nos va a costar más conseguirlo.

Síguenos en Twitter:

@somosatleti
@vicentevallestv