6 may. 2012

Con la mente en Bucarest


A un partido para el final de la Liga, es casi un ejercicio de melancolía recordar la cantidad de puntos que el #Atleti ha dejado escapar en partidos fáciles, y que nos hubieran permitido llegar a este fin de semana sin el agobio de tener que ganar o ganar, no ya para estar en Champions, que es lo obligado; simplemente para asegurar la Europa League. Y esto provoca el desgaste de poner en el campo en todos los partidos a los mismos futbolistas, con una tensión que condiciona el juego casi más que el cansancio físico.

Este escenario no es nuevo. De hecho, se repite como una condena casi cada temporada. Y es el motivo más justificado de reflexión que debemos tener (otra vez) para el próximo año: si seremos capaces de mantener una mayor regularidad en la Liga.

La peor noticia ante el Málaga ha sido la poca capacidad que hemos tenido para aguantar la pelota durante el primer tiempo. Corrimos detrás de ellos. Nada más. La buena notica es que, sorprendentemente, fuimos capaces de remontar un partido, algo poco común en el Atleti, sobre todo si el partido se importante. Lástima que aún tengamos que jugarnos todo en la próxima jornada, y sin depender sólo de nosotros.

Pero antes tenemos la cita de Bucarest. Confiemos en que el Atleti muestre la versión del segundo tiempo ante el Málaga, mejor que la primera. Neptuno nos espera.