19 feb. 2012

Una lección por aprender


No era realista pensar que el #Atleti iba a jugar todos los partidos de modo sobresaliente. Pero es verdad que necesitamos que los juegue todos muy bien, porque el margen de maniobra es estrecho. Estar en Europa y, sobre todo, estar en la Champions, requiere de mucho más que un empate tras otro.

Ante el Sporting no hemos tenido la pelota, no hemos tenido ideas, no hemos tenido puntería (salvo para lanzar todos los balones cerca de las manos del portero rival), y no hemos presionado con la maestría de otros partidos. Llama la atención que el equipo haya presentado dos actuaciones tan distintas ante la Lazio y ante el Sporting. Ha sido, claramente, el peor partido de la era Simeone.

Uno de los factores ha sido el menor rendimiento de Adrián, más allá de provocar el gol con un excelente cambio de ritmo. No suele ser buena noticia que un jugador del Atleti se convierta de repente en estrella mediática (aunque sea a su pesar). De inmediato, los equipos rivales te echan el lazo. En Gijón ya se lo sabían. En Roma, no.

Otro problema que empieza a colocar a Simeone en dificultades añadidas es la sucesión de lesiones. Tiago ha faltado a varios partidos. Arda no ha podido jugar ante el Sporting, y no será fácil que pueda hacerlo en la vuelta de la Europa League, ni ante el Barcelona. Y Diego también está de baja, veremos por cuánto tiempo. Demasiada calidad en la enfermería, y sin recambios de ese nivel.

Frente al Valencia debimos ganar y no lo hicimos. Frente al Rácing debimos golear y empatamos. Y ante el Sporting ni siquiera hemos jugado bien. Seguimos en el camino correcto, a pesar de todo. Pero hay una reflexión pendiente: los equipos que están arriba consiguen esos puestos porque ganan siempre que juegan bien, y también ganan cuando juegan mal. Esta lección todavía la tenemos que aprender.

Te escuchamos en el twitter de Somos Atleti y en el de Vicente Vallés.