11 feb. 2012

Costumbres arraigadas

El #Atleti tiene una costumbre muy arraigada que Simeone no ha logrado espantar: esa de convertir a porteros del montón (con todos los respetos) en auténticos candidatos a suceder a Casillas en su reinado. Hoy a ocurrido con Toño, el portero del Santander pero esto lo hemos visto en otros partidos de ésta y de otras temporadas.

 Creo que tardaré tiempo en olvidar el primer partido de Liga contra Osasuna que acabó con idéntico injusto resultado, empate a cero. No sólo Riesgo, el portero titular del equipo rojillo, hizo una auténtica exhibición ante nuestra delantera sino que cuando se lesionó, su sustituto, Andrés Fernández, salió a hombros de sus compañeros. Eso sí, dos jornadas después Fernández tuvo una actuación lamentable ante el Barcelona: se llevó ocho goles. El caso es que ahora es el titular indiscutible del equipo gracias a aquella oportunidad que aprovechó en el Vicente Calderón.

Toño, portero veterano de 32 años, es sin duda un cancerbero con oficio pero no se le recuerdan grandes gestas... hasta hoy. Ya tiene la suya, parar un espectacular despliegue en ataque del Atlético de Madrid que se ha marchado del Sardinero con las manos vacías.

Otra costumbre arraigada que aún no ha mandado al olvido Simeone es esa especie de maldición que hace que cuando el equipo está a punto de meterse en puestos de Champions algo falla. "Algo" es la palabra, porque no es fácil encontrar una explicación científica al hecho de que hoy no haya entrado la pelota entre los tres palos.

Acumulamos otro partido más sin encajar goles. Qué duda cabe que es una extraordinaria noticia pero no lo es que en los dos últimos partidos hayamos merecido seis puntos y sólo hayamos conseguido dos. Hemos perdido cuatro y nuestra liga particular es una remontada. Ya perdimos suficientes en la primera vuelta.

Te escuchamos en el twitter de Somos Atleti y en el de José Vallés