8 may. 2010

Es nuestro momento

No gastaremos muchas letras para hablar del partido de Gijón. La Liga ya no es nuestro torneo. Estamos para otras cosas, y Quique ha gestionado muy bien las limitadas energías de las que disponemos a estas alturas de la temporada. En general, Quique lleva meses gestionando bien lo poco que tiene, y ha encontrado lingotes de oro donde sólo había pedruscos.

Sí es de justicia tener un recuerdo para Sergio Asenjo. Este blog fue el primero que cuestionó la titularidad de Asenjo, cuando pocos se preguntaban si quizá habría una alternativa. Quique cuestionó la titularidad de Asenjo pocas semanas después, y situó a De Gea en la portería. Hoy queremos animar a Asenjo. Ha tenido mala suerte. No supo encajar bien la distinta presión que hay entre ser portero del Valladolid o del Atleti. Y ante el Sporting, cuando por fin volvía a jugar, se ha lesionado a los diez minutos. Ánimo, Sergio.

Y ánimo también para el equipo al completo. Estamos ante nuestro mejor momento desde el doblete. Disfrutemos de él los que lo vivimos, y también los que son tan jovencitos que no lo vivieron o no lo recuerdan. Hamburgo y Barcelona nos esperan. La afición rojiblanca se hará notar.

¡Aúpa Atleti!

V. Vallés

3 comentarios:

  1. 100% de acuerdo y animo Asenjo!!

    ResponderEliminar
  2. Que mala suerte de temporada la de este hombre. Entró con mal pie en el Atlético, pero de verdad.

    ResponderEliminar
  3. Es una lástima la lesión de Asenjo pero el azar resulta caprichoso con el atleti y en multitud de ocasiones algo que parecía bueno luego resultó malo. Al revés, menos (por la naturaleza trágica del club) pero también sucede. Sin ir más lejos, la marcha de Asenjo a Egipto y la lesión de Roberto parecían una catástrofe. A la postre, fue lo que dio una oportunidad a De Gea.

    Asenjo iba a ser traspasado inevitablemente este verano por la falta cash para fichajes. Una lesión de este tipo descarta un traspaso o cesión y le va a dar una segunda oportunidad en el Atlético, va a fortalecer su psique y puede suponer la catarsis que le acerque la consagración como el gran portero que apunta ser.

    Respecto a la gestión de la plantilla, digamos que la fortuna se ha aliado con Quique. Las rotaciones se debieron introducir antes y se ha expuesto a varios titulares a minutos innecesariamente en la liga. Son minutos que han dejado de disputar suplentes meritorios y canteranos. Con todo, pase lo que pase en las finales, llegar a ellas es un hito que merece un año más para Quique, con su pretemporada incluida y un par de laterales al menos.

    ResponderEliminar

Participa con tus comentarios y sé respetuoso con los demás. Gracias.