4 may. 2014

El Atleti se estrella ante el Levante y abre la Liga

Adrián la mandó al palo. Foto: www.clubatleticodemadrid.com
Qué mala suerte tuvieron los voceros que anticiparon el hundimiento prematuro del Atlético de Madrid. Cuando desde Madrid o Barcelona pudieron agarrarse al clavo de Levante, van ellos y se desinflan en la misma jornada. Aún así la derrota del Atleti junto a los empates de Barcelona y Real Madrid abren de manera casi infinita las posibilidades para la terna de equipos que se diputan el campeonato aunque con una premisa fundamental: el Atleti sigue dependiendo de sí mismo.






Los rojiblancos han perdido una oportunidad magnífica de dejar casi sentenciada la Liga pero pueden achacarse muy pocas cosas al equipo del Cholo. El Atleti, tras nueve jornadas seguidas ganando, se estrelló contra un muro que combinó la actuación magnífica de Keylor Navas bajo palos, los propios palos, y la mala suerte. No debe recurrirse a la justificación de la mala suerte pero sólo así se puede entender que a los siete minutos ya fuéramos por detrás en el marcador por un gol en propia puerta que es ya el quinto (sí, han leído bien) que nos marcamos esta temporada. Casi podría decirse que estamos empeñados en que Courtois no gane el Zamora porque en los últimos partidos somos los máximos goleadores contra nuestro propio equipo. Tenemos unos defensas tan buenos que no pueden evitar golear, y claro, lo hacen en la portería que tiene más cerca.

Más allá de la anécdota, el gol condicionó la apuesta de ambos equipos y propició una primera parte algo gris de los nuestros intentando buscar el área rival a través de balones largos a Raúl García y Diego Costa. En dos ocasiones el hispanobrasileño se quedó solo para marcar, pero el linier señaló incorrectamente fuera de juego. Fueron dos jugadas que bien pudieron cambiar el rumbo del partido. 

En la segunda parte Simeone quiso cambiar la estrategia dando entrada a Arda y Adrián y más tarde Diego Ribas por un, otra vez inoperante David Villa, por Raúl García y por Koke. El equipo funcionó mejor encontrando los huecos con cierta facilidad. Keylor Navas continuó el recital de paradas que ya inició en el primer período, el palo le birló un gol a Adrián y la falta de acierto condenó finalmente al Atleti. Tan volcado estaba en el ataque que una contra levantinista acabó por finiquitar el partido con el dos a cero final. El balón no entró en la portería del Levante y parecía que no entraría por muchos disparos que lanzaran. En cambio el Levante llegó una vez a puerta y marcó dos goles. Ese es el resumen más certero del partido.



El próximo fin de semana el Atleti se la juega definitivamente contra el Málaga. Ahí no hay margen de error y no debe de haberlo en nuestra casa, aunque Valencia parecía el Calderón con ocho mil atléticos desplazados. Aún así, si el Barcelona gana su encuentro contra el Elche, nos jugaremos la Liga contra ellos en el último partido con la ventaja de que nos servirá un empate. Un escenario, en cualquier caso, muy peligroso y con el Real Madrid acechando. Pase lo que pase el Atleti será campeón si consigue cuatro puntos (92) en los dos últimos partidos.

Conversamos en el twitter de SomosAtleti y en el de José Vallés