16 may. 2013

El día que dejamos medio Bernabéu vacío

Futre, recogiendo la Copa de 1992 en el Bernabéu
La escena le resultará familiar a aquellos hinchas del #Atleti que cumplan dos condiciones: tener la edad suficiente para haber estado en la anterior final de Copa contra el Real Madrid y, además, haber estado allí. Quienes pertenecemos a ese reducido club lo tenemos grabado en la memoria.

Igual que ocurrirá mañana, en aquella final el estadio de nuestro rival se dividió en dos mitades: un fondo para cada una de las aficiones. El partido se desarrolló como todos sabéis. Gol de falta directa magistral de Schuster, con el pie derecho. Y, al rato, gol de carrera galáctica de Futre, con el pie izquierdo. Los dos goles entraron por la misma escuadra, a la derecha de Buyo.

Pocas veces el Atleti gana una final con desahogo, aunque en los últimos tiempos hayamos triturado sucesivamente al Athletic de Bilbao y al Chelsea. Pero aquel caluroso día de 1992, no celebramos la victoria hasta que estábamos en el descuento, porque con nuestros vecinos nunca se sabe. Y la grada estalló con el pitido final, como corresponde. Para muchos atléticos, aquel ha sido nuestro día rojiblanco más intenso.

La hinchada gritaba "hoy soy feliz, hoy soy feliz, porque ha ganao el Atleti en el campo del Madrí". Y con ese cántico salimos del Bernabéu mucho tiempo después, porque había que celebrarlo.

Pero la escena a la que se hace referencia al principio es otra. Se produjo apenas cinco minutos después de terminado el partido. Pocas veces ocurre lo que ocurrió en aquel momento: medio estadio se había quedado vacío, la mitad que correspondía a los madridistas, que no querían vernos celebrar nada en su Bernabéu, ni tenían ganas de animar a su equipo, cosa que sí hacemos los atléticos cuando perdemos una final. Mientras, la otra mitad del graderío se había convertido en una de las fiestas más grandes que se hayan vivido en la capital. Fue una maravillosa locura en rojo y blanco.

¿Qué tal si lo repetimos este viernes?

Síguenos en Twitter
@somosatleti