19 ene. 2011

La becaria y la atenta mirada de Mourinho

#Atleti Que dice la RFEF, a modo de disculpa, que la frase de la discordia la ha escrito una becaria. Es la última función del circo de Mourinho alrededor del cual muchos medios giran entre exaltados y temerosos. "Turienzo Álvarez pitará [el Atlético de Madrid-Real madrid] bajo la atenta mirada de Mourinho, que se considera perjudicado por los arbitrajes de la última semana". Esto es lo que ha escrito la Federación en una nota de prensa en su web. La parte supuestamente valorativa de esta frase fue eliminada instantes después, pero aún así ha provocado la indignación y las quejas del Real Madrid. La Federación, abrumada por las protestas de los que se consideran dueños hasta de la información que sobre ellos se publica (bien acostumbrados que que los tienen), sale por la cobarde y en vez de defender su derecho a aportar una información puramente objetiva y obvia, decide culpar a una becaria por el texto, dando por hecho que es inapropiado. "No tenemos por qué hacer criterios ni juicios de valor de nada", afirman. Lo que no tienen es ni criterio ni juicio.
A esta joven hay que levantarle la moral porque no ha hecho sino un correctísimo ejercicio de periodismo básico: decir la verdad y aportar información de interés al hecho noticiable en sí, porque a nadie se le escapa que si Turienzo se equivoca y pita algo gordo a favor del Atleti (según la bizca mirada del portugués), ese mismo día se acabaron sus días de tranquilidad.
Yo la contrataba, vaya, y le ponía un sueldo superior al que cobran los pelotas meapilas pagados de sí mismos que se forran a diario en columnas y tertulias doblando el espinazo ante los de siempre y riendo sus gracias.
Son los mismos que ahora han descubierto que en los campos de fútbol se dicen barbaridades y piden sanciones ejemplares. Que parte de una grada tenga el mal gusto de desearle la muerte alguien nunca ha sido noticia ni ha estado sujeto a sanción hasta que el aludido resulta ser el entrenador del Real Madrid, ¡qué casualidad! ¡Mourinho, muérete!, cantaron los del Frente Atlético ante el Mallorca. Conste ante todo que la expresión de este fatal deseo (que no amenaza de muerte) me resulta deleznable y propio de gente con poca o nula educación. Una expresión que preferiría no escuchar en ningún campo de fútbol y menos en el mío. Pero de eso a cerrar el campo como se dice por ahí... Ahí, sí, ahí, ya saben ustedes, donde siempre. Sin que sea una justificación, alguien debería preguntarse por qué Mourinho es el único entrenador de la historia, al menos que yo recuerde, que es insultado y pitado sistemáticamente en todos los campos de fútbol. Hasta en el suyo. Que las gradas resulten fácilmente inflamables es una desgracia para el fútbol cuya única solución pasa por la educación. Pero que un tipo que se sabe centro de atención del universo provoque que la grada se inflame es una irresponsabilidad que le puede acabar pasando factura.
Lo paradójico, lo absurdo y lo patético es saber que los que ahora piden que estos gritos se sancionen con el cierre del Calderón hace pocos días justificaban las provocaciones de Mourinho. Es que así desvía la atención mediática y libera de presión a sus jugadores, dicen. Pues estos son los efectos secundarios de la receta.
Te escuchamos en el twitter de Somos Atleti
También puedes seguir el twitter de José A. Vallés